Pueblos del agua



Pelayos de la Presa

                         Escudo de Pelayos de la Presa

El Monasterio Cisterciense de Santa María la Real de Valdeiglesias ha marcado la historia de Pelayos de la Presa desde el inicio de su historia como municipio, mientras en tiempos modernos es el pantano de San Juan el que ha dado el carácter turístico, dinámico y de progreso en el que se ha movido durante las últimas décadas la localidad menor en superficie de las 18 que conforman el Consorcio Turístico Sierra Oeste.

Datos generales

Superficie: 7,8 Km2

Población: 2.417 habitantes

Gentilicio: Pelayeros

A 65 Km. de la capital

Un poco de historia

Las pinturas rupestres halladas en la zona de La Enfermería delatan la presencia de pobladores en épocas prehistóricas. Posteriormente se barajan dos hipótesis. La primera asegura la presencia humana en el término en tiempos de los visigodos, concretamente en vida del noble Teodomiro, en el siglo VIII, cuando se fundaron los primeros eremitorios, mientras la segunda defiende el nacimiento del núcleo a comienzos del siglo XIII, cerca de la ermita de San Pelayo, de la que pudo tomar la primera parte del nombre. El apellido se refiere al arroyo de la presa que había en sus proximidades. Una importante población religiosa se estableció en la zona en la Edad Media en los denominados eremitorios que se unifican en el reinado de Alfonso VII en torno al abad Guillermo y al monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias. Desde el siglo XII al XVII se prolongó la construcción de la sede de la docena de eremitorios del valle, lo que es patente en los diferentes estilos que se han plasmado en su estructura. En el siglo XV don Álvaro de Luna se hace con la propiedad del señorío, que en esa misma centuria pasa a depender de la Casa del Infantado para un siglo más tarde Carlos I separe el término de Pelayos para su venta al Marqués de la Nava, en cuyas manos se mantuvo hasta 1833. Los monjes tuvieron que abandonar el monasterio dos años más tarde, al subastarse muchas de sus tierras a consecuencia de la entrada en vigor de la Desamortización de Mendizábal. Una serie de incendios terminaron por destruir el edificio del que sólo quedaron en pie sus muros a finales del XIX. Por fortuna, unos años antes Isabel II había ordenado el traslado de la sillería del coro, tallada en nogal por Rafael de León, a la catedral de Murcia, donde hoy permanece como una de sus piezas de gran valor artístico.

Pelayos de la Presa es otra de las localidades de la Sierra Oeste a las que la Guerra Civil privó de disfrutar de su línea férrea a pesar de haber dado sus primeros pasos la instalación ferroviaria correspondiente antes del conflicto armado.

 

Valora este recurso
 
Envíenos su comentario

Restaurante destacado

Los Rosales

En este restaurante se pueden degustar los mejores platos de la cocina...ver mas sobre Los Rosales

Alojamiento destacado

Camping El pinar de Pelayos

El camping El Pinar de Pelayos está situado junto a la piscina...ver mas sobre Camping El pinar de Pelayos

Actividad destacada

No hay destacados

Ir a todas las activiades de Sierra Oestever mas sobre

  • Gobierno de España
  • Madrid, la suma de todos

Plan de dinamización turística de la Sierra Oeste de Madrid

2008 @ Consorcio Turístico Sierra Oeste. Todos los derechos reservados

#