Colmenar del Arroyo

Agua y Piedra

Agua y piedra se conjugan en el ser de Colmenar del Arroyo, que ha conocido los buenos y menos buenos sabores de la historia a lo largo de su devenir como municipio, apostando por las actividades terciarias en estos primeros años del siglo XXI tras haberse paseado, por ejemplo, más allá del Atlántico de la mano de algunos vecinos ilustres que participaron en la colonización americana o haber explotado varias minas, llegando a ser el municipio con más arraigada tradición minera de la comarca.

Un poco de historia

El lado amable que suele aparecer al intentar desbrozar el origen de los municipios está relacionada en esta ocasión con la profusión de colmenas que ha acogido el término de la Sierra Oeste debido a la atracción que sobre las abejas tiene su jugosa flora, amén del vistoso arroyo Corralizo que atraviesa sus tierras. Fundada la localidad por pobladores segovianos durante la Reconquista fue más tarde incorporada a la Comunidad y Tierra de Segovia, dentro del Sexmo de Casarrubios. En la penúltima década del siglo XV, tras asentarse definitivamente el núcleo en la zona hoy conocida como Pajar Viejo, se abordó la reconstrucción del puente situado en el casco urbano. La necrópolis visigoda atestigua la existencia del núcleo antes del siglo XII, centuria en la que históricamente se ha datado su origen. Apenas ha trascendido de los siglos XVI y XVII la construcción de su iglesia, la concesión del título de Villa y el cambio de propietarios pasando al patrimonio del Duque de Noblejas a depender de la vicaría de Toledo.

Colmenar del Arroyo ha dado importantes nombres de la conquista americana en el siglo XVI, como Pedro de Elcano, y la actividad económica cien años más tarde se centró en la explotación de las minas de plata y plomo. Adentrados ya en el siglo XIX surge el conflicto entre el Duque de Noblejas y el Ayuntamiento de la localidad tras pedir el primero una indemnización al perder la propiedad debido a la abolición de los señoríos en 1812. Transcurridas algo más de dos décadas Colmenar del Arroyo pasa a formar parte de la provincia de Madrid. El siglo XX, a consecuencia del declive de la actividad agrícola y ganadera, es testigo de una importante involución demográfica.

Más Información

Festivales y Tradiciones

Los vecinos de Colmenar arrancan el periplo anual de sus festejos con las celebraciones patronales en honor a San Vicente, el día 22 de enero, aunque algunas actividades como la quema de tomillos se inician el día antes.

La fiesta de los Gallegos, colectivo con el que el municipio tiene una relación muy especial que puede comprobarse en el Cruceiro de la plaza de la Constitución donado por gentes de esta procedencia, tiene lugar el 25 de julio, festividad de Santiago, y allí se dan cita las más representativas demostraciones folclóricas galaicas en forma de bailes y música.

El segundo fin de semana de septiembre es el Santísimo Cristo de la Cruz a Cuestas el que recibe los máximos honores en las fiestas en las que la música, los actos religiosos, los espectáculos y las diferentes actividades habituales en estas celebraciones se combinan con los festejos taurinos.

Colmenar del Arroyo tiene la sana costumbre de dar la bienvenida a los visitantes, en las fechas punta de afluencia turística como son la Semana Santa, la Navidad y el verano, con la organización de diversas exposiciones.

Patrimonio Cultural

Mezcla de estilo gótico -su portada- y renacentista, la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, construida entre los siglos XVI y XVII, es atribuida a Juan de Herrera. Catalogada como Bien de Interés Cultural, cuenta con una sola nave cubierta con artesonado, muros de sillería y mampostería con una torre herreriana, cobijando en su interior varios retablos como el del siglo XVII, con esculturas de la Inmaculada, Santiago y San Pedro, o la pila bautismal del mismo siglo. Otro templo, de los siglos XII y XIII, conserva su espadaña y está ubicado no lejos de la llamada tumba del Moro, excavada en la roca, y que por su nombre se podría atribuir a la época musulmana aunque no haya certeza histórica al respecto.

Un único ojo en forma de arco de medio punto es el principal atributo del pequeño puente de la Fragua, uno de los dos de procedencia románica que existen en el municipio. El otro, el del Caño, pudo ser reconstruido a mediados del XVIII sobre uno anterior y constituye uno de los puntos de atracción turística junto al conjunto formado por el lavadero, la fuente y el abrevadero que se encuentran justo enfrente.

Fuera del término, en la carretera M-610, el visitante se topa con uno de los fortines de la Guerra Civil, utilizado durante la Batalla de Brunete y que cuenta con varios nidos de ametralladora a los que se llega tras pasar por el vestíbulo circular rematado con una bóveda semiesférica.

Patrimonio Natural

Al sur de Colmenar del Arroyo, en el límite con Chapinería corre el río Perales formando las conocidas Cárcavas, fuertes inclinaciones debidas a la erosión y que conforman encajonamientos fluviales protegidos por la Ley Forestal de 1995. La tradición minera de la localidad, con explotaciones de alcanzaron cierta  importancia, han dejado su huella en el paisaje local con restos de instalaciones como la mina de Robledo, la de Palomeque, La Chaparra o La Carrala. Además puede verse aún la Casa de la Mina, en la que se almacenaba maquinaria y productos, y muy cerca un gran recuadro de hormigón recuerda la ubicación del pozo que tenía más de 20 metros de profundidad.

Estos restos de un pasado minero floreciente conviven con encinares, enebros, pastos, ratamares, cultivos de cereales, además de olivares y viñedos, entre los que hay un ejemplar singular, un árbol del Paraíso, con protección normativa específica. La riqueza hídrica del término se revela en la existencia de incontables arroyos como el colmenar, la Yunta, la Oncalada, el Vallejo dela Victoria o el de la Salobrosa.

Con una intención de recreo se ha acondicionado el cerrillo de San Gregorio, muy cerca del centro urbano. En lo que respecta a las vías pecuarias por el municipio cruzan el Cordel del Puente de San Juan, la vereda de los Montes de Toledo y la Colada de Fuente Lagarto.

Sitios de Interés

Iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora

Iglesia de estilo Renacentista que pudo ser construida entre los años 1. 589 a 1. 615 y se atribuye a Juan de Herrera arquitecto del Monasterio del Escorial. Su espléndido artesonado data de la misma época y es destacable su Pila Bautismal del Siglo XVII.
Posee varías esculturas talladas en madera como la de San Vicente del Siglo XIII ó XIV y el retablo de la Dolorosa de estilo Barroco

Fortines

Este fortín circular construido durante la Guerra Civil española, es la obra más completa de estas características en toda la comunidad autónoma de Madrid. Este fortín circular construido durante la Guerra Civil española, es la obra más completa de estas características en toda la comunidad autónoma de Madrid. Se localiza fuera del casco urbano, en la M-610, en la carretera que entra a Colmenar desde Navalagamella y fueron utilizados durante la batalla de Brunete. Esta construcción defensiva tiene un acceso subterráneo, comunicado mediante un estrecho corredor con un vestíbulo circular coronado por una bóveda semiesférica. Este recinto nos lleva al distribuidor principal del fortín donde encontramos una serie de "nidos de ametralladora" de reducidas dimensiones. Se puede acceder a la terraza exterior mediante una escalera situada en el corredor circular. Este fortín combina el hormigón con la fábrica de ladrillo usada en los "nidos"

Iglesia de San Vicente

Construida alrededor de los Siglos XII y XIII solo queda en pie la Espadaña ó Campanario de una sola pared donde se pueden observar los huecos de las campanas . Los restos de esta iglesia se encuentran integrados dentro del muro del cementerio actual del pueblo. Era la parroquia del Concejo, siendo un importante centro espiritual durante estos años, ya que su jurisdicción se extendia por otros lugares y llegaba incluso hasta el Escorial.

Consorcio Sierra Oeste de Madrid

Sierra Oeste de Madrid