Navas del Rey

La Dehesa

Como veremos, le llevó tiempo a Navas del Rey convertirse en el flamante municipio que es hoy, el que acoge el embalse de Picadas y se ha adaptado en lo económico al impulso de los tiempos, abandonando el cultivo de las tierras y el cuidado del ganado a favor de actividades del sector servicios, la industria y la construcción. Una de las 18 localidades del Consorcio Turístico Sierra Oeste constituye en la actualidad un presente rotundo con las mejores perspectivas de futuro.

Un poco de historia

También en esta localidad se reproducen las correspondientes dudas entre las pruebas históricas de su origen y evidencias ciertas respecto a su existencia, porque si bien se sabe que el actual término era una realidad poblada en el siglo XII por las ruinas de un antiguo pabellón o fortaleza de origen árabe utilizado por Enrique IV, no es hasta el siglo XIV, en el Libro de Montería de Alfonso XI, cuando se menciona el lugar como paraje de caza. Los historiadores apuntan a que el término pudo surgir a consecuencia de la repoblación o como protección de algún señorío. Pero tuvo que llover mucho desde que en 1306 su territorio fuera donado por Sancho Manuel al monasterio cisterciense de San Martín de Valdeiglesias, pasando por la compra del convento al término de San Martín de Valdeiglesias hasta ser propiedad de Isabel la Católica. En ese tiempo, precisamente, hacia 1460, concluye la construcción del puente de San Juan sobre el río Alberche, que cambiará la faz de la localidad desde todas las perspectivas, amén de reafirmar su vínculo social y económico con el principal cauce de la Sierra Oeste.

De la designación por parte de los monjes en 1555 de una casa en la que recogían los diezmos para la iglesia se concluye que si bien el núcleo en ese tiempo no tenía demasiados vecinos sí disponía de los suficientes a efectos hacendísticos. Precisamente la escasa población es uno de los motivos por los que Navas del Rey tenga que esperar al año 1770 para solicitar formalmente al Arzobispado de Toledo ser parroquia y disponer de cementerio propio, petición que es atendida cuatro años más tarde a pesar de la oposición del convento de Valdeiglesias que ve afectadas sus arcas con la independencia eclesiástica de Navas del Rey. En 1819, reinando Fernando VII, se le concede el título de Villa. Es en esta centuria cuando se intensifica en esta localidad y en otras cercanas el cultivo de viñedos y otros productos, que junto a la ganadería constituyen las actividades económicas que generan más ingresos a sus vecinos hasta que en los albores del siglo XXI cambian las tornas y se produce un giro en la dedicación local a favor de los servicios y la construcción.

Más Información

Festivales y Tradiciones

Más de un mes lleva recorrida la primavera cuando en Navas del Rey arrancan con la agenda festiva local, el 22 de abril, celebrando el llamado Día de la Libertad en conmemoración de la fecha en la que en 1819 el municipio adquirió la categoría de Villa. Se hace coincidir el evento con actividades culturales relacionadas con la lectura en un intento por asociar una fecha señalada para el municipio con su vocación de localidad multicultural.

El 13 de junio es San Antonio de Padua el objeto de la veneración vecinal con una fiesta cuyo principal artífice es la Hermandad del mismo nombre. Concursos de pintura y fotografía, la ofrenda floral o el concierto de música clásica en la parroquia se completan con la celebración de la ya tradicional Milla Urbana, además de las típicas actividades festivas de carácter popular como los fuegos y los bailes populares, así como las de carácter religioso y otras organizadas por la Sociedad de Cazadores.

El primer fin de semana de septiembre se celebran en Navas del Rey las fiestas patronales en honor al Santísimo Cristo del Amor, en las que, cumpliendo con los designios de la tradición, se combinan actos religiosos y profanos siempre con el denominador común del disfrute y la alegría. Los festejos taurinos forman parte inseparable de estas fiestas populares antes de las cuales tiene lugar la Semana Cultural, plagada de convocatorias a las que los vecinos responden participando de forma muy activa.

Los bollos y el moscatel son los ingredientes gastronómicos de la fiesta en honor al patrón San Eugenio Obispo el 15 de noviembre, jornada en la que se celebra la misa y la procesión.

El Día de las Ramas, el 31 de diciembre, comienza con la preparación de una gran hoguera en la plaza, que se quema al inicio del nuevo año. Quintos, guitarreros y ayudantes son los protagonistas  de este festejo y quienes el día de Año Nuevo van pidiendo el aguinaldo por las casas, siguiendo una consolidada tradición local.

Patrimonio Cultural

Uno de los elementos patrimoniales de mayor valor del municipio es el Castillo, un antiguo torreón árabe del siglo XIII, del que hoy quedan apenas los cimientos y el arranque de los muros, catalogados como bienes protegidos. Hay diferentes opiniones acerca del motivo que llevó a la construcción de esta fortaleza defensiva en el llamado Cerrillo de los Moros y mientras algunos lo atribuyen a su ubicación avanzada respecto a la frontera musulmana, otros lo ven como una protección para los monjes que repoblaban la zona.

La iglesia parroquial barroca en honor a San Eugenio Obispo fue remodelada casi en su totalidad tras los bombardeos de la Guerra Civil con lo que ya apenas se conserva trazas de su diseño original. Una torre vigía de planta octogonal, un almacén y una bodega conforman el conjunto del Cazadero Real, ubicado en una finca particular al sur del término, que se hallan en distintos estados de conservación y cuya construcción se data en el siglo XVIII. Hay asimismo en torno a la placituela de los Carros y la plaza del Príncipe una serie de dependencias agropecuarias de dos tipos -unas agrupadas alrededor de patios comunes y otras en torno a espacios abiertos- que dibujan un círculo con las calles adyacentes. Existen también en el casco urbano del municipio ejemplos de viviendas rurales de dos plantas. La plaza, del siglo XVIII, acogía en su día El Royo, un fuste coronado con una piedra, sobre una plataforma de cinco escalones, todo ello de granito, que era utilizado para atar a las caballerías. En la actualidad ha sido sustituido por una pieza desmontable y el original está en la entrada del nuevo Ayuntamiento. El Centro Cultural es un edificio cedido por la Duquesa de Santa Elena que en 1984 se rehabilitó y hoy alberga el Hogar de la Tercera Edad, el Club de la Juventud y la Biblioteca.

Patrimonio Natural

El embalse de Picadas es el resultado del embalsado del río Alberche al sur de Navas del Rey, muy cerca de Aldea del Fresno. La Garganta de Picadas, por donde discurre el caudal con fuertes pendientes y material granítico está tapizada de pinares, encinares, quejigos y enebros, fresnos y sauces que junto a la rica fauna de la zona están bien conservados debido a la escasa accesibilidad del terreno. La Vía Verde del Alberche, que discurre por uno de los márgenes del embalse por lo que fue la línea ferroviaria del Tiétar -que nunca llegó a funcionar- es una senda turística de 16 kilómetros que llega a San Martín de Valdeiglesias en la que se pueden practicar deportes como el mountain-bike, el senderismo o la hípica. Los pinares, al norte del término, constituyen asimismo una parte destacable de su riqueza medioambiental con el valor añadido de las especies ornitológicas  y de pequeños mamíferos que acogen. En esta parte accidentada de Navas del Rey se encuentran cerros como la Cuerda Verduguera, Parada Cuerda, Cabañas de Rejón y Cerro del Monje con alturas que oscilan entre los 1.044 y los 816 metros. En el repaso del patrimonio natural del municipio de la Sierra Oeste no puede obviarse, por otra parte, la Dehesa Boyal, uno de los ejemplos de bosque típico mediterráneo que existen en Navas del Rey.

En cuanto al patrimonio más relacionado con el agua no hay que olvidar los numerosos arroyos que desembocan en el Alberche, además del paso, aunque sea breve y tangencial del río Cofio, que da la posibilidad de disfrutar de un paraje de gran belleza ecológica y paisajística.

El Cordel del Puente de San Juan  y la colada de Cuesta Vieja son las dos vías pecuarias que pasan por la localidad y que confirman su sólido pasado ganadero.

Sitios de Interés

Iglesia parroquial de San Eugenio Obispo

Navas del Rey en honor a San Eugenio, secuestrando, para financiar la obra, los diezmos o colectas de los monjes del Monasterio de Valdeiglesias.
Antiguamente era toda de piedra, tuvo una gran reforma con posterioridad a la Guerra Civil, como resultado del mal estado en que quedó y poco ha quedado del edificio original.
En la actualidad la Iglesia Parroquial se encuentra restaurada y en su interior podemos admirar obras como un San Diego del S. XVI, una Virgen de la Candelaria, copia de la auténtica, del S. XVII, una imagen de la Virgen con el Niño del S. XVI al igual que un San Juan y una escultura policromada de San Joaquín y la Virgen, barroca, del S. XVII, procedente de San Fernando de Cádiz y propiedad del párroco, ya fallecido, Manuel Rodríguez y Chacón

Castillo

Data de los siglos XII-XIII. Se trata de un antiguo castillete que fue utilizado como refugio de caza, especialmente por Enrique IV, y como tenía por costumbre llevar moriscos en su escolta, el término en el que se sitúan los restos de este castillete se denomina cerro o paraje de los moros a unos 500 metros del municipio. El castillo sirvió también de morada a bandoleros que se dedicaban a saquear los alrededores, por lo que la reina Isabel la Católica lo mandó demoler. Algunas de las piedras que formaban esta construcción se encuentran en las tapias del cementerio.
Actualmente sólo quedan de éste los cimientos y arranques de muros de un pequeño torreón.

Consorcio Sierra Oeste de Madrid

Sierra Oeste de Madrid