Villanueva de Perales

Un poco de historia

Respecto a la fundación del municipio hay unanimidad entre los cronistas al fecharla en el siglo XV, aunque existen vestigios romanos en forma de cerámicas, inscripciones o estelas fúnebres en lo que pudo ser un poblado celta al noroeste del término, en el paraje denominado Coto de la Cepilla. Precisamente el origen de este topónimo, Valdecepiella, así como el de Val de Tablas se mencionan en el Libro de Montería de Alfonso XI (fechado entre 1330 y 1350), junto a la descripción de los montes cercanos.

Más Información

Festivales y Tradiciones

Los vecinos de Villanueva de Perales son fieles seguidores de las fiestas carnavalescas del mes de febrero, a las que se suman con disfraces, desfiles y variadas actuaciones.

-En Semana Santa tiene lugar las correspondientes celebraciones religiosas.

-Las fiestas patronales en honor al Santo Cristo de la Campana se celebran en torno al día 3 de mayo. En el programa festivo los quintos asumen papel de protagonistas con la tala y puesta del "Mayo", en la plaza de los Jardines. La suelta de vaquillas, los espectáculos taurinos, como el ecuestre y el de recortadores en la plaza de toros, además de los bailes y las actividades lúdicas para los niños completan la propuesta de estos festejos locales.

-Cine de verano en la Plaza de la Constitución

-El 7 de diciembre. Fiesta de la Luminaria a cargo de los quintos, que forma parte de las actividades en honor a la Inmaculada Concepción, patrona de la localidad, que se celebra al día siguiente.

Patrimonio Cultural

Proponemos iniciar el recorrido para conocer el municipio en la Plaza de la Constitución, donde se encuentra la sede del Ayuntamiento, de construcción reciente y que contó con el diseño y la dirección de uno de los arquitectos más notables de nuestro país, Miguel Fisac, fallecido en 2006 y distinguido con el Premio Nacional de Arquitectura en 2003.

En las cercanas calles Jardines, Real y de la Cruz hallamos ejemplos de vivienda rural, con elementos característicos de la Sagra madrileña tales como madera, teja, piedra y barro.

La Fuente de las Escuelas, ubicada en la calle Carretas, podría ser la referencia inicial para la visita de este tipo de construcciones en la localidad, que continuaría con la que se halla en la plaza de los Jardines, que es de piedra y tiene base con forma de cruz, para terminar el paseo con la de la calle Jardines.

La Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción, con la que nos topamos siguiendo la calle Real y una vez superada la Fuente de las Escuelas, fue erigida en 1970 y cuenta con el único vestigio monumental de la localidad, las campanas del antiguo recinto religioso del siglo XVII.

De las dos ermitas localizadas en el término de Villanueva de Perales, la cercana al cementerio, la de San Norberto, está en ruinas y la segunda, en la citada finca Valdetablas, es de propiedad privada.

Patrimonio Natural

La estructura geomorfológica del municipio se caracteriza por la existencia de lomas y encajonamientos fluviales, además de terrazas fluviales y llanuras aluviales en el margen del río Perales, aunque no hay cárcavas con desarrollo relevante.

Villanueva de Perales cuenta con notables recursos hídricos y al río principal que forma parte de su nombre se suman numerosos arroyos como el de Valdetablas, el de las Charcas y el de la Serrana, mientras al norte se encuentra el Palomero y el de Fandiño recorre el límite oeste. Finalmente, nos encontramos con una laguna natural, rodeada de chopos, tarays y sauces.

Los encinares, campos de siembra y la vegetación de ribera son elementos característicos del paisaje del témino. En los Montes de Perales, Cerrillo de la Perdiz, el Cerro de la Gloriosa, la Cepilla y Valdetablas, situados en el norte y sureste del municipio se encuentran los abigarrados conjuntos de encinas, que pertenecen a la Dehesa Comunal, zona de especial protección por su fauna y riqueza medioambiental. Los matorrales, pastizales y cultivos, sobre todo de secano, abundan en el resto del territorio.

En cuanto al disfrute de paisajes, la zona de la ermita de San Norberto permite contemplar atardeceres espectaculares, además de enebros centenarios.

Por último, en lo referente al patrimonio natural de la localidad no se puede olvidar el paso de la Cañada Real Segoviana y la Cañada Real Leonesa por el municipio, como testigos de una actividad que ha dejado huella en la historia, así como en el paisaje humano y económico de la zona.

Sitios de Interés

Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción

La iglesia, en honor de la Inmaculada Concepción se construyó en 1.970. Esta iglesia fue construida en el lugar donde antiguamente existió una antigua parroquia, a la que hacen referencia la Relaciones de Lorenzana. La anterior iglesia fue derribada, actualmente en su lugar se encuentra el “jardincillo”, de ella sólo se conservan las campanas del siglo XVII. Es una edificación de una sola planta, con el campanario adosado.

Ermita de San Norberto

Data de principios del siglo XX. Fue construida con ladrillo visto y mampostería. Actualmente se encuentra en ruinas. Se accede a ella por un camino situado a la izquierda del cementerio.

Iglesia de San Pedro Apóstol

La torre de la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol es el único elemento que merece destacar de un conjunto que ha sido recientemente restaurado, en una actuación de finales de los años setenta, para la que el arquitecto Miguel Fisac trazó unos primeros bocetos. La torre es el único elemento de la Iglesia clasificado en el Catálogo de Edificios Protegidos de las Normas Subsidiarias de Aldea del Fresno, del año 1986, con un nivel de Protección de Grado 2.
De la historia de esta Iglesia de San Pedro, situada en la Plaza de San Pedro junto a la carretera de Chapinería, se puede mencionar la fecha de 1752 como la primera referencia escrita sobre su existencia. En este año el Catastro del Marqués de la Ensenada nombra al cura párroco de la villa de Aldea del Fresno, Don Antonio Manuel Rodado. Precisamente la torre conserva una inscripción con fecha de unos años más tarde: " ... María y José Sancte Petre protege nos anno 1793".
La primera representación gráfica del edificio es el croquis topográfico acotado, a escala 1:500, que se conserva del año 1869. La Iglesia consta de una única nave rectangular y presbiterio de traza irregular, separados mediante un arco fajón. Una única entrada a la nave se sitúa en la fachada sur, mientras que a la norte se adosa el recinto cerrado del cementerio, que años más tarde se trasladaría de lugar. Dos cuerpos destacan del volumen de la nave: la sacristía, en la fachada norte, y la torre, en la oeste. La torre se adosa al coro en los pies de la nave, sin que su sección completa llegue constructivamente hasta el terreno. Tan sólo una parte de ésta sobresale del contorno exterior de la nave de la Iglesia. Parece que esta complicación constructiva, poco usual por otra parte, se resuelve utilizando el apoyo central del coro para descargar sobre él el peso de los muros este y sur (en parte), desaparecidos en el interior del volumen de la Iglesia al maclarse con la torre.
En el exterior, por el contrario, la planta de la torre es cuadrada. Su sencilla sillería está únicamente ornamentada con una línea de imposta que marca el cuerpo del campanario, que alberga huecos rematados con arcos de medio punto. La cubierta de cuatro aguas de teja cerámica curva apoya en un alero de piedra en forma de gola.
En 1889 la Iglesia ya había sufrido una restauración, como constata Marín Pérez: "Conserva en mediano estado su iglesia parroquial, restaurada conforme a las necesidades actuales ". Ya en el siglo XX, Ortega Rubio confirma su deterioro: en 1921 se encuentra en "mediano estado de conservación ". El edificio (antes de su restauración en la década de los 70) era de ladrillo encalado.

Fuente de las escuelas

Situada en la calle Carretas

Consorcio Sierra Oeste de Madrid

Sierra Oeste de Madrid