• Salida de Fresnedillas

    El punto de origen es, el núcleo urbano de Fresnedillas, la Casa de la Cultura. Desde aquí se toma la calle del Caño a la derecha hasta llegar al colegio público. Antiguamente esta zona era un descansadero de ganado, abundantes a lo largo de las vías ganaderas puestas en pie por la Mesta. Se gira a la izquierda para tomar la calle de la fuente de la zorra (donde se encuentra este manantial muy conocido por los habitantes del municipio) hasta la carretera que va a Navalagamella, M-521. Hay que cruzar la carretera y seguir de frente por la calle de Los Pajares hasta llegar a una rotonda llamada plaza de San Bartolomé.

  • A la dehesa

    Se continúa por un camino sin asfaltar a la derecha, que discurre entre chalés y donde se ven diversos ejemplares de flora no autóctona, destacando enormes eucaliptos. Se sigue hasta una bifurcación y se toma el camino a la izquierda.

  • Cuesta de los Arrieros

    En la valla del último chalet, y dentro de una propiedad partículas, existe un búnker utilizado durante la Guerra Civil en buen estado de conservación. Cabría recordar que éste fue un frente muy activo durante la contienda. Desde aquí se disfruta de una vista panorámica de todo el valle de Aluvión y de la sierra de Guadarrama. El prado que se encuentra a la derecha se le denomina Prado Manchón.

    Hay que continuar la ruta hasta llegar a un cruce y seguir por la derecha.

    A unos 200 metros el caminante se encuentra con un antiguo abrevadero que está remodelado. Los prados de la derecha son conocidos con el nombre de Santanillos o Las Antanillas. El camino discurre por la denominada Cuesta de los Arrieros o de los Chinarros. Es una zona alterada por la acción del hombre (pastoreo), en la que se ha sustituido la flora original por la que existe en la actualidad, con enebros, retamas negras y jaras. También destaca la presencia de un buen número de olorosas. A la derecha se deja un predio con un curioso topónimo: la Tierra del Ángel.

  • Cañada

    A la izquierda hay una vaquería. Posteriormente se llega a otro cruce con un camino de considerable mayor anchura, que es el Cordel del Puente de San Juan. A esta zona se le llama la Matilla, desde donde se puede disfrutar de unas maravillosas vistas panorámicas de la Sierra.

    Se toma la cañada hacia la izquierda. A partir de aquí casi toda la ruta discurre entre vallas de piedra que delimitan los prados que bordean la ruta.

  • Arroyo de la Moraleja

    Al llegar al arroyo de la Moraleja, hay que cruzarlo por el puente de cemento o nuevo. Poco más adelante se elige un camino a la izquierda, abandonando la Cañada. Es la zona conocida como Lapuente. El paseo continúa por un estrecho camino entre vallas de pirdra bordeado por los antiguos huertos donde todavía se pueden contemplar algunos pozos y alguna pequeña edificación ya en desuso. La marcha continúa en paralelo al curso del arroyo, a unos veinte metros de éste. Está cubierto en sus orillas por arbolado y zarzas que forman un túnel vegetal. Detrás de la valla de piedra, en el suelo, existe un antiguo canal de riego que continúa por todo el camino y que estaba destinado al riego de los mencionados huertos y que fueron explotados desde tiempos muy antiguos. A la derecha existen pastizales con fines generalmente ganaderos. Éste es el denominado Camino de los Arregates o de las Huertas.

  • Dehesa de Lapuente

    El camino desemboca en una amplia Lapuente. A la izquierda hay un pequeño puente que cruza el arroyo, de unos seis metros de largo. Está formado por enormes lanchas de piedra sujetas por tres pilares del mismo material. El puente fue reconstruido colocando debajo del paso dos raíles de tren.

    Hay que cruzar el puente y coger el camino, ya en cuesta arriba, denominado camino de Lapuente o de los Vinateros. A la derecha se deja la Tierra de los Caños y se entra en una zona rica en agua, donde se pueden percibir las claras diferencias existentes entre los diferentes ecosistemas. En frente hay un abrevadero y diversos manantiales que surgen entre las piedras. Discurren camino abajo, siguiendo la inclinación natural del terreno hasta el arroyo. Es un conjunto ecológico singular, con una visible transición entre dos ecosistemas muy diferentes, como el adehesado y el ripario.

    Más adelante se encuentra a la izquierda el antiguo campo de fútbol, en la Pradera Redonda, y a pocos metros otro abrevadero, antiguo pero remodelado, en el llamado Camino de la Mata.

    Por último se alcanza el bunker, desde donde podemos volver al punto de partida.

Consorcio Sierra Oeste de Madrid

Sierra Oeste de Madrid