• Salida

    La ruta comienza en el pequeño pueblo madrileño de La Paradilla, situado al norte de Robledo de Chávela, llegamos hasta aquí por la carretera M-505 que va desde El Escorial hacia Ávila. 
    Aparcamos cerca de la rotonda en una plazuela con un árbol y un banco en el centro, nos preparamos y nos ponemos en marcha, nos acercamos hacia la carretera y cogemos una pista paralela en dirección oeste, en la primera bifurcación seguimos por la derecha, la pista continua a la vera de la carretera y pasamos por unas pequeñas urbanizaciones o grupos de chalet, llegamos cerca del viaducto, denominado Puente del rio Cofio y símbolo del puenting y actividades parecidas para los aficionados de los alrededores, salimos de la pista para tener una mejor visión del puente con sus casi 70 metros de altura. 

  • Cauce del río

    Después seguimos un sendero que desciende hasta el cauce del Rio Cofio, rio que nace en tierras de Ávila, formándose por la unión de varios arroyos que bajan de la Sierra de Malangón, desemboca en el embalse de San Juan, formado por el Rio Alberche. 
    El sendero transcurre cerca del agua, por zona de pastos ahora en dirección sur, vamos siguiendo los recodos por donde fluye el rio, empezamos a girar hacia el este y a coger altura por la ladera, salvando algún promontorio rocoso que dificulta el paso, en otra de las curvas nos volvemos a acercar al agua, intentando seguir cerca del cauce, pero nos encontramos con zonas muy pobladas de zarzas lo que hace imposible el paso, teniendo que coger altura por entre las paredes de piedra para poder seguir avanzando, señalar que hay que hacer algún paso complicado y con algo de riesgo, ya que nos encontramos con paredes bastantes verticales cubiertas de pasto seco y resbaladizo, en otra ocasión preferimos cruzar el rio para progresar por un pequeño islote situado en medio del cauce y así librarnos de las zarzas. 

  • Final

    Llegamos a un punto donde existe un antiguo puente tipo tibetano para cruzar al otro lado, unos cables de acero con alambres y unas pletinas de hierro, aquí la pared rocosa se cierra impidiendo el paso, como no sabemos en qué condiciones esta el puente descartamos la opción de cruzar y barajamos la posibilidad de volver para atrás y buscar una salida de la garganta, cuando un compañero observa que cerca del puente hay un cable de acero que baja vertical desde la parte alta de la garganta, probamos la resistencia y empezamos a trepar la vertical ladera ayudándonos del cable para progresar, así salimos de la garganta hacia una zona más horizontal y cubierta de jara, vamos atrochando por el jaral buscando una pista que va paralela a la vía del tren, una vez en la pista, seguimos en dirección norte siempre con la vía a nuestra derecha, ya hace rato que vemos el pueblo hacia donde volvemos, cruzamos al otro lado de la vía pasando por encima de un pequeño túnel, el sendero continua pegado a la alambrada de una finca, para después coger un ramal que sale hacia la izquierda y termina en el pueblo.

Consorcio Sierra Oeste de Madrid

Sierra Oeste de Madrid